Sobre las reglas como razones excluyentes. Un comentario al trabajo de Juan Carlos Bayón