Una mirada desde el realismo analítico: vieja metafísica, señorío de las verdades obvias y positivismo sospechoso