Desacuerdos sobre desacuerdos. Réplica a Diego Papayannis y Lorena Ramírez