Carta abierta a un maestro del neoconstitucionaismo