El pelao no debía tener miedo a morir o la banalidad de la muerte