Dos preguntas, una solucion. Sobre el realismo radical de Hans Kelsen