Los desacuerdos jurídicos y la “doble naturaleza” del derecho