Los errores de un desorden