¿CÓMO SE CONSTRUYE UN ENEMIGO PÚBLICO? LAS «BANDAS LATINAS»