Alvaro Cunqueiro, El hombre que se parecía a Orestes