La “común intención de las partes” y el principio de buena fe en la interpretación del contrato: Un panorama de la autonomía privada